El Bautismo y la Comunidad del Nuevo Pacto

BautismoSamuel Waldron en su Libro: Exposición de la Confesión Bautista de Fe de 1689, da varios argumentos contra el Paedobautismo (bautismo infantil) los cuales estoy compartiendo poco a poco, este es el segundo argumento que les comparto:

El argumento paidobautista presupone lógicamente no sólo la unidad sino también la identidad del bautismo en el Nuevo Pacto y la circuncisión en el Antiguo Pacto.

Admitimos que existe un cierto paralelismo o relación entre la circuncisión y el bautismo. Los paidobautistas van más lejos. Equiparan o identifican ambos. Por ejemplo, A.A. Hodge observa: “La Iglesia del Antiguo Testamento es la misma que la Iglesia cristiana del Nuevo Testamento… como la Circuncisión significaba y ligaba a exactamente lo mismo que el bautismo; y puesto que el Bautismo ha ocupado exactamente el lugar: se deduce que la calidad de miembros de iglesia de los hijos de los profesantes debe ser reconocida ahora como lo era entonces y que éstos deben ser bautizados.”(1). Berkhof habla del bautismo como que ‘sustituye’ a la circuncisión (2). ¿Es correcto poner la misma señal entre el Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto, entre la circuncisión y el bautismo?

Existen ciertas diferencias obvias entre la circuncisión y el bautismo. Dejemos a un lado el hecho de que el rito externo es claramente diferente. Los sujetos de las ordenanzas son diferentes. Sólo los varones eran circuncidados; sin embargo, tanto los varones como las mujeres son bautizados.

El pasaje clásico sobre la relación del Antiguo Pacto con el Nuevo Pacto enfatiza no su identidad, ni aun su similitud, sino su diferencia (Jer. 31:31-34). Si el Nuevo Pacto no es idéntico al Antiguo Pacto, ¿cómo puede decirse que el bautismo sea idéntico a la circuncisión? Además, la adopción del Antiguo Pacto no equivale a la adopción del Nuevo Pacto (Ro. 9:1-5; 8:14-17). La misma palabra griega se utiliza tanto en Romanos 9:4 como en 8:16.

La diferencia específica entre el Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto prohíbe la continuación de los miembros infantiles en el pacto. Esa diferencia específica es que el pueblo de Dios en el Nuevo Pacto no quebrantará el pacto como lo hizo Israel y también que todo el pueblo de Dios del Nuevo Pacto conocerá al Señor (Jer. 31:34). Sí, la circuncisión fue una señal de ser miembros del pacto, como también lo es el bautismo. También admitimos que el bautismo debe ser administrado a todos los que son miembros del Nuevo Pacto, a todos los verdaderos circuncidados del Nuevo Testamento. Pero ¿quiénes son éstos? Aquellos y sólo aquellos que conocen al Señor (Jer. 31:34), están espiritualmente circuncidados (Fil. 3:3) y son nacidos de Dios (Jn. 1:12,13), pueden reclamar ser miembros en el Nuevo Pacto y el derecho a su señal. El pueblo del pacto ya no es una nación física, sino espiritual (Mt. 21:43). Por tanto, los linajes físicos no proporcionan el ser miembros en esta nación ¡ni permiten la participación en sus señales del pacto!

El bautismo, por tanto, profesa lo que demandaba la circuncisión. La circuncisión demandaba ciertamente un nuevo corazón, pero no profesaba un nuevo corazón. El bautismo profesa un nuevo corazón. Aunque existe una estrecha relación entre el bautismo y la circuncisión, no son idénticos. El argumento paidobautista que equipara ambas ordenanzas no es, por tanto, válido.

Los paidobautistas objetan: “Ustedes nos condenan por tener miembros de iglesia no salvos. Sin embargo, ustedes tienen miembros no salvos. Así pues, no son diferentes de nosotros, excepto que son inconsecuentes e hipócritas”.  Admitimos que hay miembros no salvos en las mejores iglesias. Esto, sin embargo, no significa que seamos inconsecuentes y prácticamente no diferentes a los paidobautistas.

Esta objeción paidobautista se basa en confundir dos cosas diferentes: la realidad práctica (de facto) y la base legal (de juré). Suponte que un jefe ruso del KGB pretendiera que no hay realmente diferencia entre Rusia y Gran Bretaña o América, porque ambas tienen entre rejas apersonas inocentes. ¿Cómo responderías? Dirías que en Rusia las personas inocentes están en la cárcel debido a sus leyes, mientras que en Gran Bretaña o América están allí pesar de nuestras leyes. Existe una enorme diferencia legal (de jure) entre Rusia y América. De la misma manera, los paidobautistas consienten por ley a miembros de iglesia inconversos. Los bautistas no. En última instancia, sí hace una enorme diferencia práctica (de facto) entre ambos sistemas.

Referencias:

(1)    Hodge, Comentario a la Confesión de fe de Westminster (CLIE 1987), pág. 321-322

(2)    Berkhof Teología Sistemática, (TELL, 1974) pág. 757

Puede leer un poco más sobre el tema aquí:  http://forobiblico.blogspot.com/2013/10/paidoismo-o-credoismo-paidobautismo-o.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s