Necesitamos congregaciones de Hámsteres

hamster Cristianos Una de las cosas que más me llaman la atención de los Hámster es la forma como comen, estos animales  cuando van a comer salen de su madriguera y se llenan sus cachetes con comida, tal como lo vemos en la imagen, luego que se llenan los cachetes ellos vuelven a su madriguera y lo escupen todo para luego comérselo en un lugar más cómodo y seguro para ellos, los que han tenido la oportunidad de tener un hámster de mascota habrán notado esto

¿Por qué hacen esto? Bueno al igual que otros animales a los Hamster les gusta acumular provisiones para un momento de escases, lo hacen por instinto natural, la razón por la que se llena la boca es que ellos son una presa fácil, entonces para sobrevivir deben acumular en sus cachetes la mayor cantidad posible de alimento lo más rápido que puedan para volver pronto a su madriguera.

¿Qué podemos aprender nosotros de este curioso animal?

Bueno a veces la escritura usa ejemplos de animales para que nosotros los miremos e imitemos ciertas de sus características, por ejemplo:

Proverbios 6:6  “Ve a la hormiga, oh perezoso,  Mira sus caminos, y sé sabio…”

Pro 30:24 “Cuatro cosas son de las más pequeñas de la tierra, Y las mismas son más sabias que los sabios”… luego pasa a decir que estos seres son las hormigas, el conejo, la langosta y la araña

Particularmente me inclino a pensar que la creación nos muestra la sabiduría de Dios al darle a cada criatura la habilidad de amoldarse al medio ambiente y desarrollar habilidades de sobrevivencia, es por eso que considero que los hámsteres tienen algo que enseñarnos

Examinemos que podemos aprender ellos, el título de este artículo es “Necesitamos una congregación de Hámsteres”, la pregunta lógica que debemos hacernos es:

¿Porque en nuestros días es necesaria una congregación así? ¿Qué tienen que ver los hámster con nosotros?

Bueno, esta generación se caracteriza por varias cosas una de ellas es la abundancia de predicaciones no bíblicas, pero no son todas, también poseemos muchas iglesias que predican sana doctrina; en este artículo nos enfocaremos en aquellas iglesias que por la misericordia de Dios tienen buenos pastores, pastores  se preocupan por alimentar a su rebaño de forma diligente y en abundancia, que cumplen su función de velar por las almas de su congregación con la conciencia que tendrán que dar cuenta de cada una de ellas Heb 13:17

El Pastor Marcos Galli describe a esta generación de esta forma: “Ya no son oyentes que desean escuchar con humildad la proclamación de la Palabra de Dios, en todo su misterio y la gloria. Sin duda, queremos que el predicador comience con la Palabra, después de todo somos cristianos, pero Solo como punto de partida y solo si avanza hacia las cosas que realmente nos interesan”.
El Pastor Eduardo Flores lo describe así: “Lo que tenemos hoy en día es una generación incapaz de pensar, de argumentar o de seguir un argumento”
Y Martyn Lloyd-Jones a citando a otro autor de quien no provee el nombre dice: “El mundo  está muriendo no por falta de buena predicación sino por falta de buena audiencia”, Lloyd Jones murió en 1981  si opinaba eso de su generación no me imagino lo que opinaría de la generación de nuestros días…

Es sobre este problema donde creo que cada uno de nosotros podemos aprender de los Hámster:

1)      Así como el Hámster sale periódicamente a recoger comida, también nosotros debemos salir a alimentarnos, ¿Cómo y dónde hacemos esto?  Lo hacemos no dejando de congregarnos, asistiendo fielmente en el día del Señor  a la exposición bíblica (Heb10:25)

2)      Así como el hámster sale  a buscar comida y se llena los cachetes de ella nosotros debemos congregarnos con la convicción de que durante la exposición de la palabra seremos alimentados y debemos estar atentos o  tomar notas rápido (llenarnos los cachetes) procurando no perdernos ni un detalle de la exposición bíblica.

3)      Así como el hámster va a digerir tranquilamente ese alimento en su hogar, nosotros debemos llevar lo aprendido a nuestra madriguera y al igual que los Bereanos escudriñar cada día las Escrituras para ver si estas cosas son así (Hch 17:11), así como el hámster no dijere todo en el momento que sale a comer sino que vuelve a su madriguera a comer tranquilamente, así nosotros debemos llevar el mensaje predicado a nuestras casas para estar meditando constantemente en ello.

Como todo ejemplo no es perfecto, pero creo que estas cosas son buenas enseñanzas que podemos extraer este animal.

Quisiera terminar con una última aplicación: el hámster por naturaleza acumula alimentos rápido para no ser presa de los depredadores, nosotros también tenemos un enemigo, y es mucho más astuto que los enemigos que tiene el hámster:

1Pe 5:8  Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar

Nosotros tenemos un enemigo y ese enemigo buscará la forma de devorar sus presas, este punto Jesús también lo ilustró en la parábola del sembrador:

Mat 13:3-4  Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

Jesús nos explica significa esta frase:

Mat 13:18-19  Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.

Muchas veces no entendemos algunas partes de las predicas, y cuando pasa eso esa enseñanza es robada de nuestro corazón, pero ¿Por qué no estamos entendiendo? Creo que esto mayormente es producto de una mala preparación cuando nos congregamos, mayormente es porque no recibimos la palabra predicada apropiadamente, sobre este punto el Pastor Eduardo Flores tiene un excelente artículo sobre consejos cuando vayamos a congregarnos y cómo podríamos prepararnos para el sermón del domingo.

Considero que si aprendiéramos un poco del hámster y saliéramos a comer con la mentalidad de que seremos alimentados, y lleváramos ese alimento a nuestras casas para terminarlo de digerir con calma y tranquilidad, le sacaremos más provecho a las enseñanzas, evitaremos que el enemigo se robe la semilla sembrada y los pastores se motivaran a profundizar más en el texto.

Un ejemplo que ilustra la idea de una congregación de hámsteres es:

Neh 8:1  y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel.

La palabra “dijeron” es la palabra hebrea: “amar” y algunos de sus significados son: desear, determinar, ordenar, meditar, entre otros

En conclusión necesitamos congregaciones como la que tenía Nehemías que deseaban la palabra Dios, que estaban determinados a escuchar solamente lo que Dios tiene que decir, una congregación que manda o exige que solo la palabra de Dios les sea predicada y una congregación que medite en la palabra de Dios, esta era una congregación de hámsteres, los cuales una vez llenaron su boca fueron a meditar en lo enseñado, y una vez que entendieron la enseñanza fue de gran gozo para aquella congregación pues la semilla no pudo ser robada:

Neh 8:12  Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, y a obsequiar porciones, y a gozar de grande alegría, porque habían entendido las palabras que les habían enseñado.

Estas aprendiendo de los hámsteres?

Para más información puede consultar:

http://www.christianitytoday.com/ct/2009/novemberweb-only/144-41.0.html

http://www.albertmohler.com/2013/10/14/falling-on-deaf-ears-why-so-many-churches-hear-so-little-of-the-bible-2/

Anuncios

El descuido de la Oracion, J. C. Ryle

imagesDe todas las obligaciones de nuestra fe, la oración es la más descuidada.

En nuestros días la profesión religiosa abunda. Los lugares de culto se han multiplicado y también el número de los asistentes. Pero a pesar de toda esta pública manifestación religiosa, la oración es descuidada por muchos. He llegado a la conclusión de que la mayoría de los que profesan ser cristianos nunca oran. Muchísimas son las personas que nunca dicen unas palabras de oración; comen, beben, duermen, se levantan, van al trabajo, regresan a sus hogares, respiran el aire de Dios, ven el sol de Dios, andan sobre la tierra de Dios, gozan de las mercedes de Dios, tienen cuerpos mortales, un juicio y una eternidad delante de ellos, pero nunca hablan a Dios.

Viven como las bestias del campo que perecen; se comportan como criaturas sin alma; no tienen ninguna palabra para decir a Aquél en cuyas manos están sus vidas y de quien reciben el aliento y todas las cosas y de quien un día oirán palabras de condenación eterna. ¡Cuán terrible es todo esto!

Creo también que las oraciones de muchas personas no son más que una mera rutina, una colección de palabras que se repiten de carretilla y de cuyo significado nadie se apercibe. Algunas de estas oraciones no son más que una serie de frases, a veces deslabonadas, que aprendieron en la niñez. Hay personas que repetirán una y otra vez el credo, sin darse cuenta de que en esta confesión no se encierra ninguna petición. Otras recitarán el “Padre nuestro”, pero sin el más leve deseo de que lo que en esta oración se expresa tenga cumplimiento.

Aun muchas de aquellas personas que han aprendido buenas oraciones, cuando las dicen lo hacen con desgana y rutinariamente, quizá mientras se lavan o se visten. Esto no es orar. Las palabras que no salen del corazón son de tanto provecho para el alma, como el batir de los tambores delante de los ídolos por parte de los paganos. Donde no hay corazón puede haber labios y lengua, pero no habrá nada que Dios pueda escuchar; no hay verdadera oración.

No tengo duda de que Saulo se sumergía en largas oraciones antes de que el Señor fuera a su encuentro en el camino de Damasco, pero no fue hasta que su corazón fue quebrantado que el Señor dijo: “He aquí él ora”. Que no se extrañen nuestros lectores de que esto sea así, pues la verdadera oración no ¡puede provenir de una naturaleza no regenerada. La mente carnal es enemiga de Dios y no quiere saber nada de Él. Los sentimientos hacia Dios no son de amor, sino de temor.

¿Cómo puede una persona verdaderamente orar cuando no siente realmente el pecado ni las realidades espirituales? la inmensa mayoría de la gente anda por el camino ancho y no es consciente de las cosas espirituales. De ahí que sin reparo de ninguna clase diga que son pocos los que verdaderamente oran.

No está de moda el orar. La gente de nuestro tiempo se avergüenza de orar. Hay personas que antes demolerían un puente que hacer una oración en público. Si las circunstancias fueran tales que se vieran en la necesidad de compartir la misma habitación con un extraño, antes irían a la cama sin orar, que confesar dicho hábito. Los deportes, los teatros, las diversiones, el alternar en la sociedad, todo esto está muy de moda, pero no el orar. No creo, pues, que la verdadera oración sea un hábito común, cuando hay tantos que se avergüenzan de la misma. Creo que son muy pocos los que verdaderamente oran.

La manera de vivir de muchas personas pone de manifiesto que no oran.

¿Podemos verdaderamente creer que la gente ora noche y día para no pecar, cuando continuamente les vemos zambullirse en la iniquidad? ¿Podemos creer que oran para librarse del mundo, cuando en realidad les vemos como se afanan por las cosas y placeres del mismo? ¿Podemos creer que piden a Dios por su gracia, cuando en sus vidas no muestran el más ligero deseo de servirle? ¡Oh, no!

Es claro como la luz del día que la gente no ora a Dios por nada, o si lo hace, en realidad no desea lo que pide; y en definitiva es como si no orase. La oración y el pecado no pueden vivir en el mismo corazón: o la oración consumirá el pecado, o el pecado ahogará la oración. Al considerar la clase de vida de muchas personas, no puedo por menos que decir que son pocos los que oran.

La manera de morir de muchas personas pone de manifiesto que no han orado en sus vidas.

Muchas son las personas que en los umbrales de la muerte son como extraños delante de Dios. No sólo muestran una ignorancia abismal del contenido del Evangelio, sino que carecen de todo poder para hablar con Él. Recuerdo el caso de cierta señora que, en sus últimos momentos de vida, deseaba tener la visita de un pastor. Deseaba que el pastor orara con ella; pero al preguntarle éste qué deseaba que orase, no supo que contestar.

No podía mencionar nada por lo cual el pastor pudiera hacer intercesión. Los lechos de muerte revelan muchos secretos. Yo no puedo olvidar lo que he oído y visto junto al lecho de personas moribundas; de ahí que no pueda evitar el sacar esta conclusión: son pocos los que oran…..

¿Cuál es la causa principal de todo enfriamiento y apartamiento espiritual?

Por regla general creo que la causa principal es el descuido y negligencia de la oración privada. Es cierto que la historia secreta de muchas caídas no se conocerá hasta el Día del Juicio. De ahí que sólo me limite a expresar mi opinión, Pero esta opinión ha sido formada como resultado de mis experiencias pastorales y mis observaciones del corazón humano. Repito pues mi opinión: el motivo principal de todo enfriamiento y apartamiento tiene su origen en el descuido de la oración privada.

Las Biblias que se leen sin oración, los sermones que se oyen sin oración, los matrimonios que se contraen sin oración, los viajes que se emprenden sin oración, las amistades que se forman sin oración, las lecturas bíblicas y devocionales con oraciones rápidas y que no salen del corazón; todo esto constituye una serie de escalones descendentes por los cuales muchos creyentes bajan a un plano de apatía espiritual, o al borde mismo de una terrible caída. Por este proceso se forman las personas lánguidas como Lot; las de carácter inestable como Sansón; las inconsistentes como Asa; las flexibles como Josafat; las cuidadosas en extremo Marta, etc. A menudo la causa que motiva todos estos casos es ésta: descuido de la oración privada.

No dudemos del hecho de que los que caen, primero caen en su vida espiritual privada, y más tarde su caída es pública. Primero caen en su vida de oración, y luego a los ojos del mundo. Al igual que Pedro, primero descuidan la amonestación del Señor de velar y orar, y luego, también como ese Apóstol, pierden las fuerzas y en la hora de la tentación niegan al Señor.

Confío que el lector cristiano de este escrito nunca se apartará de la fe. Pero la mejor manera de asegurarse de que no se apartará de los caminos del Señor, es recordando mi amonestación: no descuides la oración privada.

Fragmento tomado del libro “El Secreto de la vida cristiana” de John Charles Ryle.

La Llave Profética

  • ¿Cómo se deben interpretar las profecías bíblicas?
  • ¿Qué es lo que debo buscar cuando leo profecía bíblica?
  • ¿Cómo interpretaron los apóstoles y Jesús las profecías?

Una de las reglas de Hermenéutica es que la Biblia se interpreta a sí misma, entonces si quisiéramos encontrar una llave para poder entender las profecías bíblicas debemos buscarla en toda la escritura.

Recordad esta unidad, es fundamental para conocer el tema central de todas las profecías y así poder interpretarlas, ya que este será el cordón que amarre todas las profecías.

¿Qué nos dice la escritura respecto a la profecía?, Bueno en Apocalipsis 19:9-10 dice: “…Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.” , de este pasaje surgen otras preguntas ¿Qué es el testimonio de Jesús? ¿Se refiere a la esencia de Jesús o al testimonio que dio Jesús? ¿En qué sentido este testimonio es el espíritu de la profecía?

Como veremos el testimonio de Jesús es ambas cosas:

1) La misma esencia de Cristo

2) El testimonio él nos que trajo.

Veamos que pensaban los escritores del NT que sobre el objetivo o tema central de las profecías.

Pedro y la profecía:

En 1 Pe 1:10-12, dice que los profetas profetizaron de la gracia destinada a nosotros y que el Espíritu de Cristo anunciaba los padecimientos de Cristo y su gloria, también dice que a los profetas se les reveló para nosotros, y que lo que ellos profetizaron nos es anunciado en el evangelio, porque de estos padecimientos predicaron los apóstoles (1 Co 1:23).

Lucas y la profecía

En Lucas 24:25-27, Vemos a Jesús que después de la resurrección sale al encuentro de dos de sus discípulos que van camino a Emaús, estos no entendían que era lo que había pasado con el Mesías, se puede notar la decepción en sus palabras: “nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel”, Jesús los reprende y les dice: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!, vemos que aquí se menciona nuevamente el tema profético relacionado con la obra de Cristo y lo reafirma diciendo: Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían. Como podemos ver todos los profetas tenían una sola cosa en mente cuando profetizaban, hablaban de Cristo y su obra redentora.

¿Qué ves cuando lees las profecías un milenio futuro, la tribulación, el anticristo o el evangelio? Podemos ver que la llave es el evangelio, ¡la llave es el testimonio de Jesús! Es el evangelio y cualquier otra llave es incorrecta.

Esto es glorioso porque el evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree (Rom 1:16), y podemos ver como toda la escritura habla del evangelio, todos los profetas hablaron de él.

Pedro y Juan

Pedro y Juan iban juntos al templo a la hora de la oración, en eso hay un cojo en del templo la Hermosa, y cuanto este cojo le pidió limosna a Juan y a Pedro, lo tomaron y Dios le concedió sanidad por medio de ellos, y el cojo los tenia agarrados, entonces todo el pueblo corrió donde están ellos, al pórtico de Salomón, y Pedro les empieza a predicar (Hch 3:1-10), al final de su sermón nos habla de la profecía, y nos dice: Y todos los profetas desde Samuel en adelante, cuantos han hablado, también han anunciado estos días. (Hch 3:24), ¿Cuáles profetas? Todos ¿Cuáles días? Estos, no un reino futuro de Cristo sobre Israel, sino estos días fue lo que ellos profetizaron, profetizaron este Pacto de Dios para con su pueblo, este pacto de gracia el cual disfrutamos plenamente hoy nosotros los creyentes.

Cornelio

Cornelio era un varón piadoso y Dios envió a Pedro para que le predicara de Cristo, y nuevamente en la predicación Pedro nos recuerda el tema central de la profecía bíblica: De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. (Hch 10:43).

Pablo

En Romanos 1:1-4 podemos ver que Pablo fue apartado para el evangelio de Dios, que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras, una vez más los que los profetas prometieron fue el evangelio, el que ha sido manifestado ahora por las escrituras de los profetas (Rom 16:25)

¿Qué aprendemos entonces?

Que para Cristo y para sus apóstoles el tema central de toda la profecía era el evangelio, por lo tanto cualquier sistema de enseñanza que parta de una división entre las profecías del antiguo testamento y el evangelio tiene que ser falso, cualquier interpretación que diga que el evangelio es un paréntesis en el trato de Dios con su pueblo, que diga que el evangelio era algo oculto, y que es solo para la iglesia y no para Israel, que el evangelio es el plan B de Dios, tiene que ser falso, porque el evangelio es el único plan que Dios ha tenido desde el principio (Ap 13:8).

En resumen

1)  Si alguien quiere hablar de escatología lo primero que debemos ver es si esa interpretación, ese libro, ¿está relacionado con lo que Cristo hizo en la Cruz? Si no es la esencia de esa interpretación entonces esa interpretación es errónea.

2)  Podemos ver las aplicaciones prácticas que tienen las profecías del AT, la mayoría de las predicaciones de profecía no tienen nada práctico, solo fabulas, y especulaciones sobre el fin, esto es una violación a las escrituras ya que la escritura es útil (2 Ti 3:16) y las profecías bíblicas tratan de cosas prácticas porque su tema central es el evangelio, ¿Qué puede ser más práctico que la obra de Cristo?

3)  Podemos ver la importancia que tiene la muerte de Cristo en las escrituras, ¿de qué hablaron todos los profetas? Que era necesario que Cristo padeciera (Luc 24:26), ¿Tienes tu interés en ese tema? ¿Tienes interés en el evangelio?

Conclusión:

Muchos libros hablan de la profecía, se hacen seminarios sobre profecía y los temas son sensacionales: El nombre del anticristo, los países del Armagedón, el significado del 666, la gran tribulación, ¿Quién atacara primero en la guerra del Armagedón?, pero en estos libros, ni en estos seminarios encontramos que se hable del evangelio, siendo este el tema central de la profecía, esto es una clara contradicción entre las escrituras y estos teólogos.

Pablo dijo: Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado  (1Co 2:2). Las escrituras son para que conozcamos a Cristo y aprendamos de él, no para satisfacer nuestra curiosidad sobre el futuro. Hch 1:7, no estoy diciendo que todas las profecías antiguo testamentarias ya se cumplieron, sino que el tema central de ellas es el evangelio, y que estas a pesar de la negación de muchos hablan de la Iglesia.

Es triste ver a personas que se acercan a la Palabra de Dios como si esta fuera una bola de cristal que sirve para satisfacer mi curiosidad sobre el futuro.

El propósito de la Escritura no es satisfacer mi curiosidad sobre el futuro sino crear en mí una vida piadosa, para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto (2 Ti 3:16-17).

La biblia es Cristocentrica

El Pastor Eduardo de la Iglesia Bautista Reformada de Los Lagos explica de una manera muy  clara las diferencias entre una predica antropocéntrica y una Cristocéntrica, y al final de su predicación menciona un articulo de Timothy Keller, les comparto el articulo:

“De igual manera, una vez que sabes que todas las líneas de todas las historias y todos los clímax de los temas intercanónicos convergen en Cristo, simplemente no puedes no ver que todos los textos son acerca de Jesús. Por ejemplo:

– Jesús es el verdadero y mejor Adán que, aunque fue asesinado siendo inocente, pasó la prueba en el jardín y su obediencia ahora es imputada a favor nuestro (1 Cor. 15).

– Jesús es el verdadero y mejor Abel que, aunque fue asesinado siendo inocente, su sangre clama para nuestra absolución y no para nuestra condenación (Heb. 12:24)

– Jesús es el verdadero y mejor Abraham, que respondió al llamado de Dios de dejar todo lo que le resultaba confortable y conocido por pura obediencia a Dios.

– Jesús es el verdadero y mejor Isaac, que no solo fue ofrecido por su padre en el monte, sino que finalmente fue sacrificado por todos nosotros. Dios le dijo a Abraham: “Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo”. Entonces podemos decirle a Dios: “Ahora sé que me amas, porque no te has negado a darme a tu único Hijo a quien amas”

– Jesús es el verdadero y mejor Jacob, que luchó con Dios y arrebató el soplo de justicia que merecíamos. Ahora nosotros, al igual que Jacob, solo recibimos las heridas de gracia que nos levantan y disciplinan.

– Jesús es el verdadero y mejor José, que se sentó a la derecha del rey y usó su poder para perdonar y salvar a los que lo habían traicionado y vendido. – Jesús es el verdadero y mejor Moisés, que se puso en la brecha entre el pueblo y Dios, quien es mediador de un nuevo pacto (Heb. 3)

– Jesús es el verdadero y mejor Job, el sufriente inocente que luego intercede por sus amigos necios (Job 42).- Jesús es el verdadero y mejor David, cuya victoria contra Goliat se imputó a su pueblo, aunque ellos nunca habían levantado ni una piedra para lograrlo por sí mismos.

– Jesús es el verdadero y mejor Ester, que no solo se arriesgó a perder su palacio terrenal sino uno celestial, y que no solo puso en juego su vida sino que la entregó, para salvar a su pueblo.

– Jesús es el verdadero y mejor Jonás que fue arrojado en medio de la tormenta para que el resto de la embarcación pudiera salvarse.

En resumidas cuentas, hay dos maneras de leer la Biblia: o es todo acerca de mí o es acerca de Jesús. O es consejo al oyente o son noticias del Señor. O es acerca de lo que debo hacer o de lo que Dios ya ha hecho.

Jesús es el verdadero templo, el verdadero profeta, el verdadero sacerdote, el verdadero rey, el verdadero sacrificio, el Cordero, la Luz, el Pan. La Biblia no es acerca de nosotros; es acerca de Él.”

La Biblia no se trata de tí

¿Cual es la Iglesia Verdadera?

Yo deseo que pertenezcas a la única iglesia verdadera, a la iglesia fuera de la cual no hay salvación, no pregunto dónde asistes los domingos, sino pregunto si perteneces a la única iglesia verdadera.

¿Dónde se encuentra esta única Iglesia verdadera? ¿Cómo es esta Iglesia? ¿Cuáles son las características por las cuales se puede reconocer esta única Iglesia verdadera? ¿Quizás me hagas tales preguntas? Escucha bien y te daré algunas respuestas al respecto: La única Iglesia verdadera se compone de todos los creyentes del Señor Jesús. Se compone de todos los elegidos de Dios – de todos los hombres y todas las mujeres verdaderamente convertidos – de todos los cristianos verdaderos. A cualquier persona que se le manifiesta la elección de Dios el Padre, la sangre vertida de  Dios el Hijo, la obra santificadora de Dios el Espíritu, a este lo consideramos como miembro de la Iglesia verdadera del Señor Cristo.

Es una Iglesia en la cual todos los miembros tienen las mismas características. O sea todos son nacidos de nuevo del Espíritu: tienen “arrepentimiento para con Dios, y la fe en nuestro Señor Jesucristo” (Hechos 20:21), y  la santidad de vida y la conversación. Todos odian el pecado, todos aman a Cristo. Adoran en diferentes maneras, algunos adoran con una forma de oración, y otros con ninguna; algunos adoran en rodillas, y otros en pie; pero todos adoran con un sólo corazón. Todos ellos son guiados por un Espíritu; todos  edifican sobre el mismo cimiento; todos derivan su religión de un mismo libro – la Biblia. Todos están unidos en un mismo eje – Jesucristo. Todos, aún ahora, pueden decir con un corazón, “¡Aleluya!”; y todos pueden responder con un corazón y a una sola voz, “¡Amén, Amén!”

Es una Iglesia que no depende de ningún ministro aquí en la tierra, aunque si estima mucho aquellos que predican el Evangelio a sus miembros. La vida de sus miembros no depende de la membresía oficial de la iglesia, ni del Bautismo, ni de la Cena del Señor – aunque ellos estiman altamente estas cosas, cuando se pueden practicar. Pero sólo posee un líder supremo – un solo Pastor, un Obispo principal – y ese es Jesucristo. Solo El, por medio de su Espíritu, da la entrada a los miembros de esta Iglesia, aunque los ministros les pueden indicar la entrada. Hasta que Él abra la puerta ningún hombre en la tierra la puede abrir, ni obispos ni presbiterios, ni convocaciones, ni sínodos. Una vez que un hombre se arrepienta y crea en el Evangelio, se convierte en ese momento en un miembro de esta Iglesia. Es posible como el ladrón penitente, no tendrá ninguna oportunidad de bautizarse; pero él si tiene aquello que es mucho mejor que el bautismo de agua – o sea el bautismo del Espíritu. Puede ser que no pueda recibir el pan y el vino de la Cena del Señor; pero él come del cuerpo de Cristo y bebe de la sangre de Cristo todos los días de su vida, y ningún ministro en la tierra lo puede impedir. Puede ser excomulgado por hombres ordenados, y cortado de las ordenanzas externas de la Iglesia profesante; pero ni todos los hombres ordenados en el mundo no lo podrán sacar de la única Iglesia verdadera. Es una Iglesia cuya existencia no depende de las formas, ceremonias, catedrales, iglesias, capillas, pulpitos, bautismos, vestimentas, órganos, fundaciones, dinero, reyes, gobiernos, magistrados, de ningún favor de parte del hombre. Muchas veces ha sobrevivido y ha continuado cuando todas estas cosas le han sido quitadas; muchas veces se ha escapado de aquellos que decían ser sus amigos al desierto y  en las cuevas en la tierra. Su existencia no depende en nada sino de la presencia de Cristo y de su Espíritu, y como estos estarán siempre con ella, la Iglesia no puede morir.

Esta es la Iglesia a la cual los títulos Bíblicos de honra y privilegio presentes, y sus promesas de gloria futura; este es el Cuerpo de Cristo, este es el rebaño de Cristo; esta es la casa de fe y la familia de Dios, este es el edificio de Dios, el cimiento de Dios, y el templo del Espíritu Santo. Esta es la Iglesia de los Primogénitos, cuyos nombres están escritos en el cielo; este es el sacerdocio real, la generación escogida, el pueblo escogido, la posesión adquirida, la habitación de Dios, la luz del mundo, la sal y el trigo de la tierra; esta es la “Santa Iglesia Católica” del Credo de los Apóstoles; esta es la “Única Iglesia Católica  y Apostólica ” [1] del Credo de Nicea [2]; esta es la única Iglesia a la cual Cristo le promete que “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”, y a la cual le dice, “Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”  (Mateo 16:18; 28:20).

Esta es la única Iglesia que posee una verdadera unidad. Sus miembros están completamente de acuerdo respecto a los asuntos más importantes de la religión, porque todos son enseñados por un mismo Espíritu. En cuanto a Dios, a Cristo, el Espíritu, el pecado, sus propios corazones, la fe, el arrepentimiento, la necesidad de la santidad, el valor de la Biblia, la importancia de la oración, y la resurrección, y del juicio venidero – están de acuerdo, escoge a tres o a cuatro de ellos sin conocerse, las regiones más aisladas de la tierra; examínalos individualmente sobre estos puntos; los veras que serán de un mismo corazón.

Esta es la única Iglesia que posee la verdadera santidad. Todos sus miembros son santos. No son santos en palabra, en nombre, o en el sentido de caridad; todos son santos en acto y hechos, en la realidad, en su vida diaria, y en la verdad. Todos están más o menos conformados a la imagen de Jesucristo. Ningún hombre impío pertenece a esta Iglesia.

Esta es la única Iglesia que es verdaderamente católica. No es una Iglesia nacional de alguna nación o raza. Sus miembros se encuentran en cada región del mundo donde el Evangelio es recibido y creído. No es limitada a las fronteras de cierto país, ni encerrada dentro de la estructuras de formas particulares ni de un gobierno externo. En ella no hay ninguna diferencia entre el Judío y Griego,  negro o blanco, Episcopaliano o Presbiteriano – pero la fe en Cristo es todo. Sus miembros serán juntados del norte, del sur, del oriente, de occidente, todos tendrán diferentes nombres y lenguas – pero todos serán uno en Jesucristo.

Esta es la única Iglesia que es verdaderamente apostólica. Esta edificada sobre los cimientos echados por los Apóstoles, y sostienen las doctrinas que ellos predicaban. Las dos metas que sus miembros procuran realizar, son a la fe y la práctica apostólicas; y ellos consideran que el hombre que solo habla de “seguir a los Apóstoles” sin poseer estas cosas no es mejor que un “metal que resuena, o címbalo que retiñe” (1 Corintios 13:1).

Esta es la única Iglesia que con certeza perdurará hasta el final. Nada puede vencerla. Nada puede destruirla del todo. Sus miembros pueden ser perseguidos, oprimidos, encarcelados, golpeados, decapitados, quemados; pero la verdadera Iglesia nunca es eliminada; vuelve a surgir nuevamente de sus aflicciones; sobrevive el fuego y el agua. Cuando la aplastan en un país, brota en otro.

Los Faraones, los Herodes, los Nerones, las Marías Sangrientas, han luchado por eliminar esta Iglesia: ellos han matan a sus miles, y luego se mueren y van a su lugar. La Iglesia verdadera dura más que todos ellos y es testigo de la muerte de todos ellos. Es un yunque que ha quebrado muchos martillos en este mundo, y aun seguirá quebrando más; es una zarza que arde muchas veces, pero no se consume.

Esta es la única Iglesia, de la cual ningún miembro perecerá. Una vez que uno se matricula en esta Iglesia, sus pecadores están perdonados por la eternidad; nunca son echados fuera. La elección de Dios el Padre, la intercesión continua de Dios el Hijo, la renovación diaria y el poder santificador de Dios el Espíritu Santo los rodea y los encierra como en un jardín. Ningún hueso del cuerpo místico de Cristo será roto; ningún cordero del rebaño de Cristo le será arrebatado de la mano.

Esta es la Iglesia que desempeña el trabajo de Cristo en la tierra. Sus miembros son un pequeño rebaño, y pocos en número, comparados con los hijos del mundo: uno o dos aquí, otro tantos allá – unos pocos en esta parroquia y otros tantos allá. Pero estos son los que sacuden el universo; estos son los que cambian el destino de los gobiernos por sus oraciones; estos son los obreros activos para difundir el conocimiento de la religión pura y sin mancha; estos son la sangre vital de un país, el escudo, la defensa, el apoyo, y el soporte de cualquier nación a la que pertenecen.

Esta es la Iglesia la cual será verdaderamente gloriosa al final. Cuando toda la gloria terrenal se termine entonces esta iglesia será presentada sin mancha delante del trono de Dios el Padre. Los tronos, los principados, y los poderes en la tierra llegaran a la nada; todos los dignatarios, los oficios y las fundaciones pasarán; pero la Iglesia de los primogénitos brillara como las estrellas al fin, y será presentada con gozo delante del trono del Padre, en el día de la aparición de Cristo. Cuando las joyas del Señor se preparen, y suceda la manifestación de los hijos de Dios, no se mencionaran el “episcopalianismo”, ni el “presbiterianismo”, ni el “congregacionalismo”; sino una sola Iglesia y esa será la Iglesia de los escogidos.

Querido lector esta es la Iglesia verdadera a la cual uno tiene que pertenecer, si has de ser salvo. Hasta que pertenezcas a esta, no eres nada más que un alma perdida. Puedes tener la forma, la cáscara, la piel, y la semblanza de la religión, pero no posees la sustancia, ni la vida. Sí puedes gozar de muchos privilegios, y puede que estés dotado con mucha luz, y con mucho conocimiento – pero si no perteneces al cuerpo de Cristo, tu luz, y tu conocimiento, y privilegios, no salvaran tu alma. ¡Ay como hay ignorancia sobre este punto! Los hombres se imaginan que si se unen a esta Iglesia o aquella Iglesia, y se convierten en miembros, y hacen ciertos ritos, que sus almas ya están bien. Es un engaño total: es un grave muy grave error. No todos aquellos que se llaman Israel son Israel, ni tampoco aquellos que profesan ser cristianos son miembros del cuerpo de Cristo. Escucha bien puede que seas Episcopaliano, Presbiteriano, independiente, Bautista, Metodista, pentecostal – y aun no pertenecer a la Iglesia verdadera.

Y si no perteneces al final sería mejor que no hubieras nacido.

J. C. Ryle


“El evangelio el mensaje de Dios desde el principio”

ImagenEn el año 2012 Dios me dio el privilegio de asistir a la Conferencia Gracia y Verdad, lamentablemente durante la primera predicación se fue la luz y esta no pudo ser grabada, es por eso que quiero compartir los apuntes que pude obtener de esta primera charla cuyo expositor fue el Pastor Eduardo Flores

Gal  1: 6-12: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.  No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.  Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.  Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre;  pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.”

En la actualidad muchas iglesias como la de los Gálatas se han alejado del evangelio, es increíble como gran parte de la cristiandad moderna creen que si una persona está buscando sinceramente a Dios, pueden obtener la vida eterna a través de las religiones no cristianas, muchos se ofenden porque el cristianismo proclama ser la única religión verdadera y e incluso en los mismos círculos evangélicos hay un rechazo a ser exclusivistas, la una visión de que varios caminos nos llevan al cielo es muy común hoy en día.

Una simple encuesta nos haría ver como la mayoría de la cristiandad desconoce ¿Qué es el evangelio?, incluso cada persona nos podría dar una definición propia de que es, pero al examinarla veríamos como esas definiciones carecen de sustento bíblico, sin embargo como podemos ver esto no es nada nuevo, desde los tiempos de los apóstoles los Gálatas estaban siguiendo un evangelio diferente ¿Cómo es que fueron engañados? Fueron engañados por falsos maestro vestidos de ovejas (Mat 7:15), claramente estas personas no vienen diciendo: “soy un falso maestro”, estas personas vienen citando las escrituras así como Satanás le cito las escrituras a Cristo en el desierto (Mat 4:1-11), pero ellos toman las escrituras y las tuercen para su propia perdición (2Pe 3:16).

Es por eso que es importante saber ¿Qué es el evangelio? ¿Hubo un evangelio en el Antiguo Testamento y otro en el Nuevo? ¿Se encuentra el evangelio en el Antiguo Testamento?, estas preguntas las abarcaremos en el resto del escrito demostrando que Dios ha dado un solo mensaje desde el principio.

Leemos Génesis Capitulo 3

Dividiremos este capítulo en cuatro secciones:

  • Vs 1-7 La Caída
  • Vs 8-13 La Confrontación Divina
  • Vs 14-19 el Juicio Divino
  • Vs 20-24 Manifestación de la Gracia de Dios

Vs 1-7 La Caída

La primera pregunta que debemos pensar es ¿Qué hacían ellos tan cerca del árbol prohibido? ¿Ya había rebeldía en sus corazones? No podemos hacer más que especular la respuesta a están preguntas sin embargo podemos ver que Satanás aprovechó esta situación para hacer lo que mejor sabe hacer engañar (Apo 12:9), podemos ver que las escrituras describen a la serpiente como “astuta”.

Lo primero que hizo fue torcer las escrituras ya que les dice: “¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” esto es una clara distorsión del mandato de Dios, el mandato correcto lo vemos en Gen 2:16-17…”De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás”, aquí vemos que Satanás lo que quiere es torcer el carácter de Dios, el quieren que ellos piensen que Dios es malo, que es sumamente estricto: “pobrecitos ustedes Dios es tan estricto que les prohíbe comer de todos los árboles”.

Pero Adán conocía al Dios bueno, el que les permitió comer de todos los arboles menos uno. Podemos observar que Eva cayó en la trampa de Satanás y también le añade al mandato las palabras: “ni le tocaras”, torciendo también el carácter de Dios pensando: “Dios es tan estricto que no me permite ni tocarlo”.

La frase “y dio también a su marido” nos dice que Adán estaba al lado de ella, el deber de Adán era guardar el Edén (Gen 2:15), cuidar a su Esposa, sin embargo ambos cambiaron el adorar a Dios por adorar un vegetal, cambiaron la gloria del Dios incorruptible por adorar la creación (Rom 1:18-25), sus ojos fueron abiertos a la muerte.

Podemos ver que Eva cedió a una triple tentación que menciona el Apóstol Juan: Los deseos de la carne (Bueno para comer), los deseos de los ojos (agradable a la vista), y la vanagloria de la vida (árbol codiciable para alcanzar sabiduría) (Comparación de Gén 3:6  con 1Jn 2:16)

Vs 8-13 La Confrontación Divina

Primeramente podemos ver como Dios confronta a Adán, lo confronta primero a él porque era el líder, Dios es omnisciente y sabía lo que había sucedido, por ello viene a confrontarlos, y lo que vemos a continuación es una serie de preguntas por parte de Dios: ¿Dónde estás tú?, ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? , ¿Qué es lo que has hecho?

Si Dios es omnisciente y lo es, ¿Por qué pregunta tanto? ¿No podía ejecutar su juicio inmediatamente sin necesidad de preguntar? Claro que podía pero Dios quería que Adán admitiera su culpa y clamara por misericordia, pero ¿Se arrepintió Adán? En vez de una actitud de arrepentimiento y culpa de parte de Adán lo que vemos que es que no reconoce su pecado y prácticamente le está diciendo a Dios: Tú fuiste el culpable, por culpa tuya sucedió esto, por darme esa mujer y no darme otra, vemos un corazón endurecido, entonces Dios no viendo un sincero arrepentimiento en Adán se vuelve a Eva, y nuevamente ve en Eva la misma actitud de su Adán, ya que culpa a la serpiente y ahí le está diciendo a Dios, la serpiente que tú creaste, es tú culpa por haberla creado (Gen 3:1).

Vs 14-19 el Juicio Divino

“Gén 3:15  Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.”

Este pasaje es el evangelio, la serpiente quería crear una unión entre ella y la humanidad en contra de Dios, pero Dios no se lo permite, en vez de lograr una unión Humanidad-Satanás, Dios hace crea una enemistad, y podemos ver a través de la historia esa misma enemistad entre los hijos de Dios y los hijos del diablo, ejemplos: Abel y Caín, Jacob y Esaú, Isaac e Ismael, etc.

Pero esto sólo sería una aplicación indirecta, ya que la aplicación directa es clara, la simiente es Cristo y Dios está diciendo que Cristo derrotaría al diablo, y que esta simiente es la que sería castigada, ya que será herido por la serpiente.

Luego Adán y Eva afrontan las consecuencias de su desobediencia muriendo espiritualmente y en el futuro físicamente, también al Dios ser santo y no poder convivir con el pecado son echados fuera del paraíso.

Vs 20-24 Manifestación de la Gracia de Dios

En estos versos podemos ver como alguien es castigado en lugar del pecador, así es como Dios los perdona, sacrificando un animal, y este animal es un tipo del sacrificio de Cristo. Incluso podemos observar la soberanía de Dios en la salvación del hombre, ya que Dios hizo todo, ellos con lo único que contribuyeron fue con su pecado, y  Dios los justifico haciéndolo todo.

Y no solo podemos ver la soberanía de Dios en la salvación sino también la salvación solamente por medio de la fe, Dios prometió una simiente y ellos creyeron en esa simiente, vemos fe en Adán al llamarle a su mujer: “Madre de todos los vivientes”, y vemos fe en Eva en Gen 4:1 al exclamar: “Por voluntad de Jehová he adquirido varón” indicando que ella esperaba el nacimiento de aquella simiente prometida, es claro que Eva se equivoco al pensar que era Caín, pero vemos la esperanza en la promesa de Dios.

En conclusión podemos ver como es Dios quien sale al encuentro de los hombres y llama a pecadores solo por un mensaje, el evangelio y solo este evangelio salva.

En un momento Adán se ve lleno de culpa y al predicarle Dios la promesa de un redentor, al predicarle Dios el evangelio, Adán ama ese evangelio al punto de cambiarle el nombre a su mujer de “Varona a Madre de los vivientes”.

El verdadero problema del hombre no es una necesidad material, o de sanidad física, el verdadero problema del hombre es la santidad de Dios, la ira de Dios contra el pecador.

¿Amas tú este evangelio?